Donald Trump firmó el decreto para dar inicio a la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México, y además congeló fondos para ciudades que se niegan a detener y deportar inmigrantes en situación irregular.

“Hemos hablado de esto desde el comienzo”, indicó el mandatario. Este plan incluye la creación de nuevos centros para detener inmigrantes no autorizados en la frontera sur y la reactivación de un programa federal para agilizar deportaciones.

“De una manera u otra, México pagará”, dijo el vocero Sean Spicer en referencia al muro durante su conferencia de prensa diaria.

Se espera que Trump tome nuevas medidas para restringir el flujo de inmigrantes a Estados Unidos. Estos planes incluyen al menos una suspensión de cuatro meses a todas las autorizaciones de ingreso de refugiados, así como una prohibición temporal a la gente que venga de algunos países musulmanes.