Jerome Valcke, fue suspendido para el ejercicio de toda actividad relacionada con el fútbol por 12 años, por haber incurrido en una conducta profesional indebida cuando era secretario general de la FIFA.

El comité de ética de la FIFA declaró a Valcke culpable de varios delitos, entre los que se incluyen la utilización de jets privados para uso personal y el intento de vender los derechos de televisión de los Mundiales de 2018 y 2022 en el Caribe a precios irreales.  “El señor Valcke actuó en contra de los mejores intereses de la FIFA y ocasionó perjuicio económico considerable a la FIFA, mientras sus intereses privados y personales minaban su capacidad para desempeñar sus funciones adecuadamente”.

Valcke, a pesar de haber sido despedido meses atrás por conducta indebida en negociaciones con patrocinadores, negó todas las acusaciones recibidas.