Al menos 413 personas han muerto tras el terremoto que sacudió a Ecuador este fin de semana, ha dicho el gobierno del presidente Rafael Correa.

El sismo de 7,8 grados de magnitud ocurrió en la costa pacífica de Ecuador el sábado, y la búsqueda de sobrevivientes continúa.

Se trata de la mayor tragedia que ha golpeado Ecuador en las últimas siete décadas. Cerca de 2.500 personas resultaron heridas y el costo de la reconstrucción es probable que ronde los miles de millones de dólares, expresó el mandatario durante una visita a la región más afectada.

En medio de la tragedia hay buenas noticias: seis personas, entre ellas dos niñas –de uno y tres años y un bebé de nueve meses de edad – fueron rescatados de las ruinas de un hotel cerca de la ciudad costera de Manta.

No obstante se teme que la cifra de muertos aumente una vez que sean removidos los escombros de las zonas más afectadas cerca de la ciudad de Guayaquil, una de las principales ciudades de Ecuador.