Estados Unidos culpa a Rusia del bombardeo que atacó al convoy de las Naciones Unidas y la Media Luna Roja, mientras llevaba ayuda humanitaria para 78.000 personas en la zona de Alepo. El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rodhes, comentó que “toda nuestra información indica que hubo un bombardeo. Eso significa que solo puede haber dos responsables”, refiriéndose a Rusia y a Siria.

Esta acusación fue realizada después de que Moscú negara su implicación en los hechos. El ataque se saldó con 18 de los 31 vehículos que formaban el convoy destruidos y la muerte de un trabajador de la Cruz Roja y unos 20 civiles.

Desde Moscú anunciaron en un comunicado: “Ni aviones rusos ni sirios llevaron a cabo bombardeos contra un convoy de las Naciones Unidas en Alepo”. Sin embargo, desde Washington afirmaron: “Hacemos responsable al Gobierno ruso de los bombardeos en este espacio aéreo, dado su compromiso con el cese de las hostilidades”.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, ha acusado a la aviación del régimen de Bashar al Assad, de perpetrar los ataques.