Israel ha denunciado que Irán desarrolló un programa atómico secreto, a pocos días de que Estados Unidos decida si rompe el pacto nuclear con el país iraní. Este argumento ha sido utilizado por Washington para presionar a sus aliados y solicitar que abandonen el texto del 2015.

Aunque el régimen iraní ha considerado las acusaciones como “viejas, sin contenido y mentirosas”, esta maniobra parece que facilita la ruptura del pacto nuclear. El secretario de Estado, Mike Pompeo, sugirió en Arabia Saudí la posible ruptura del acuerdo.

Después, se reunió con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y esté denunció al día siguiente el “programa nuclear secreto”, aportando 55.000 archivos robados de Teherán como prueba.

El Departamento de Estado estadounidense ha hecho una dura declaración, expresando que “el pacto se construyó sobre un engaño”.