El precandidato republicano, Donald Trump, ganó con facilidad la primaria del estado de Washington, pero su victoria se vio ensombrecida por la violencia en una manifestación en Albuquerque, Nuevo México, donde los protestantes rompieron ventanas y lanzaron piedras a la policía.

Con 73% de los votos escrutados en Washington, Trump había ganado con el 76,2% las primarias. John Kasich y Ted Cruz, ambos fuera de la competición, habrían obtenido un 9,9.% Y 10,1%, respectivamente.

La victoria de Trump lo deja a poco de alcanzar la nominación de su partido y ya solo necesita unas pocas docenas más delegados para lograr la cifra mágica de 1.237 necesaria para cimentar su candidatura.

En Albuquerque, las protestas contra el presunto candidato terminaron de forma violenta.

En las redes sociales se reportaron disparos  y gases lacrimógenos, pero el departamento de policía de Albuquerque dijo que esos informes eran inexactos.

No obstante, caballos de la policía fueron desplegados para controlar la gran multitud de manifestantes, y algunos informes mostraron la utilización de spray de pimienta para controlar a los protestantes.