Dos de los siete cubanos heridos de bala que fueron rescatados el fin de semana de una balsa en el sur de Estados Unidos, dijeron que un grupo armado les disparó en Cuba para robarles la embarcación.

En una rueda de prensa en un hospital de Miami, Denny Rumbaut y su esposa embarazada Yarelys Ríos,contaron que, pese al ataque, el grupo de 26 personas, decidió hacerse a la mar desde la costa de la provincia de Matanzas.

Ríos negó que fueron ellos mismos los que se dispararon para que en caso de ser apresados por la Guardia Costera no los repatriaran inmediatamente.

Aseveró que no hubiera hecho nunca algo que pusiera en riesgo la vida del hijo que espera.