Massachusetts y Nevada apoyaron la legalización del uso recreativo del cannabis, al igual que California, que, como Nebraska, también optó por mantener la pena de muerte en los sondeos realizados junto con las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

California apoyó la moción para legalizar el cannabis con casi el 56 por ciento de los votos, reflejando las intenciones de Massachusetts (53,5%), Nevada (54%) y Maine, donde con 88% de los votos contados, 50,4% estaban a favor.

Estos estados se unen a Oregon, Alaska y Colorado, donde el consumo de cannabis ya es legal. Mientras tanto, Florida, Arkansas, Montana y Dakota del Norte aprobaron la legalización de la marihuana para uso médico.

Arizona por su parte rechazó la medida con el 52% votando en contra de la legalización de la droga.

No obstante muchas de estas votaciones se han visto eclipsadas por las elecciones estadounidenses que han concluido con la victoria del candidato republicano Donald Trump.