El próximo 2 de marzo Pedro Sánchez se someterá al debate de investidura, teniendo la primera votación prevista el día 3 de marzo.

En el caso de que dos meses después de esa votación aún no se hubiera elegido presidente, el 26 de junio se realizarían nuevas elecciones.

Se espera que Pedro Sánchez se ponga en contacto con el resto de partidos buscando su apoyo. Actualmente se respira un aire optimista entre los miembros del partido socialista que esperan que las negociaciones tengan el final que esperan.

El día 2 de marzo, Sánchez comparecerá en el Congreso y expondrá su programa de investidura. Posteriormente serán los portavoces los que intervengan y al día siguiente del debate, se producirá una votación. Es necesario que salga mayoría absoluta, de lo contrario en 48 horas debería realizarse otra votación. Si tampoco se lograra en esta ocasión, en dos meses se celebrarían nuevas elecciones generales.