Nueve meses después de destaparse el escándalo en la manipulación de emisiones contaminantes en los motores diésel de Volkswagen, apenas cinco de los 39 modelos vendidos en España que estaban afectados por el fraude están siendo llamados al taller para efectuar las reparaciones comprometidas. El resto, sigue en espera y circulando con emisiones mayores a las declaradas a las autoridades.

El Grupo Volkswagen anunció a finales de septiembre que 683.626 vehículos en España equipaban el motor EA189 con el software de la centralita Bosch modificado. El trucaje permitía al motor ‘saber’ que estaba pasando una prueba de homologación y así ofrecer un nivel de emisiones de óxido nitroso (NOx) de un 20% a un 40% menor en estos tests, del que se obtenía realmente en condiciones normales de carretera.