La apuesta del primer ministro, Boris Johnson, de que Reino Unido salga de la Unión Europea bajo cualquier condición el 31 de octubre está provocando grandes turbulencias en los mercados.

Este martes, la libra esterlina sufrió un grave retroceso por segundo día consecutivo, lo que lleva al cierre de julio como su mayor desplome mensual desde octubre de 2016. La moneda cotiza en 1,21 unidades frente al dólar, lo que supone una caída del 4%  en un mes del 2,4% desde que Johnson asumió el cargo de primer ministro.

La libra cotiza frente al euro, en su nivel más de 2017, a 1,09  unidades, con un descenso del 2,5% en dos sesiones, acercándose a la paridad de las dos monedas. Un analista de ING comentó “si Johnson apuesta por un Brexit duro, lo más probable es que haya un voto de confianza en el Parlamento y que tras ellos se produzcan elecciones anticipadas”.