Las organizaciones benéficas alertado que no tienen suficientes donaciones de comida o dinero para alimentar al número de refugiados que crece rápidamente en el campamento en Calais, con los suministros básicos terminándose, se informa que los inmigrantes están hambrientos.

“Unos meses atrás había un máximo de 70 personas en las líneas, ahora tenemos 500 personas haciendo fila. Comenzamos a quedarnos sin comida alrededor de tres meses atrás” dijo Marie Eisendick, quien ha ayudado en el funcionamiento de la cocina fundada por la organización Help Refugees desde comienzos de este año.

Los números que arroja el ultimo censo muestran que la población en el campamento se ha aumentado en un 30% en un mes, de esta manera el número total seria de 9100 personas.

Alrededor de 70 personas llegan cada día, gran cantidad de Sudan y Afganistán

Los voluntarios han dicho que no tienen suficientes tiendas ni sabanas poder abastecer a los que llegan.