El Tribunal Constitucional alemán avaló este martes el plan diseñado por el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, hace cuatro años, quien creó una propuesta de compra de deuda ilimitada para fortalecer el euro.

Este veredicto, facilita las gestiones ante futuras intervenciones del Banco Central Europeo, evitando que las legitimidades de la Justicia alemana y europea choquen entre sí.

El BCE, puede apoyar en caso de necesidad, a los países con problemas comprando su deuda. Si Alemania apoyara a la institución en el futuro tendrá que hacerlo bajo la observación del Parlamento y del Gobierno germanos.

De esta forma, los alemanes se aseguran que en una posible operación de compra de deuda se cumplan las normas europeas, la compra de títulos de un país no podrá anunciarse con anterioridad, la cantidad deberá ser limitada y entre la emisión del título y la compra de un BCE se deberá cumplir un plazo que será fijado anteriormente.