La libra esterlina sigue cayendo esta semana frente al dólar estadounidense por las preocupaciones que persisten sobre las perspectivas económicas del Reino Unido fuera de la Unión Europea.

La libra sufrió un fuerte revés la semana pasada cuando los ministros del Reino Unido dieron la Conferencia del partido conservador y señalaron que se optaría por una solución “dura” del Brexit que sacrifica el acceso al mercado único y da prioridad a controles de inmigración más estrictos, dice el diario The Guardian.

La libra estaba bajo presión en el comienzo de esta semana, pero algo de calma había vuelto a los mercados. La libra cayó un 0,3% frente al dólar a $ 1.2395 este lunes. Y con el euro se encontraba a 1.11.

Sin embargo, la debilidad de la libra aumentó el índice FTSE 100 de acciones del Reino Unido – que cuenta con empresas que hacen una proporción significativa de sus ganancias en dólares – ya que cerró en 7,097.5, cerca de su máximo histórico de cierre de 7.104 el año pasado.

El nerviosismo de los inversores era obvio el viernes pasado, cuando la libra se desplomó más de un 8% en un “flash crash”. Bajó de $ 1,26 a $ 1.1491 en sólo ocho minutos – un enorme paso en un mercado donde un solo centavo es un gran cambio – y sólo recuperó parte de las pérdidas después.

La libra terminó la semana alrededor de 4% a la baja frente al euro y el dólar estadounidense.

Un observador del mercado dijo que la moneda se está estabilizando después de los acontecimientos de la mañana del viernes. “El polvo ha comenzado a establecerse después de que el flash crash durante la noche del jueves”, dijo el analista Chris Saint.

Se espera que esta sea una semana tranquila: “Hay muy poco en el calendario interno de esta semana para llamar la atención lejos de las preocupaciones en curso sobre cómo los políticos se encargarán de la retirada de Gran Bretaña de la UE”, dijo Saint.

La gran pregunta es si se llegará a la paridad con el euro y la respuesta que da el diario El Mundo de España no puede ser más clara: “Algunos analistas, por ejemplo, dan por hecho que la moneda británica prolongará su caída hasta la paridad con el euro, Bank of America también considera que esta situación es posible e, incluso, en el mercado ya se está hablando de que ocurra lo mismo con el dólar. Por ahora, la libra ha pasado de comprar 1,4 euros en diciembre del año pasado, a 1,1 euros”.