El embajador de Reino Unido en Washington, Kim Darroch, presentó su dimisión, tras el escándalo provocado por la filtración de sus correos diplomáticos internos,  en los que tildaba de “inepto” a Donald Trump.

Pese a que el diplomático tenía el apoyo del Gobierno de Theresa May, debido a su larga y prestigiosa carrera, la presión de las últimas horas, especialmente por los tuists de Trump, han hecho que Darroch dimita.

“Después de la filtración de documentos oficiales emitidos por esta embajada, ha aumentado la especulación sobre mi posición y la duración de mi mandato como embajador”. “Quiero poner fin a esas especulaciones. La situación actual hace imposible que continúe desempeñando mi puesto como hubiera deseado”, comunicó Darroch. May ha calificado como “lamentable” el hecho de que Kim Darroch se haya visto obligado a renunciar a su trabajo.