El Nobel escritor peruano, Mario Vargas Llosa, criticó al actor Sean Penn por la entrevista que hizo a Joaquín “El Chapo” Guzmán en octubre pasado para la revista Rolling Stone.

Vargas Llosa expresó que “la entrevista es malísima, una exhibición de egolatría desenfrenada y payasa y, para colmo, desbordante de simpatía y comprensión hacia el multimillonario y despiadado criminal al que se le atribuyen cerca de tres mil muertes además de incontables desafueros, entre ellos gran número de violaciones”.

El Premio Nobel dijo que Penn tiene fama de “‘progresista, término que, tratándose de gente de Hollywood, suele significar una debilidad irresistible por los dictadores y tiranuelos tercermundistas (…) El caso de Sean Penn sólo se entiende por la extraordinaria frivolidad que contamina la vida política de nuestro tiempo, en el que las imágenes han reemplazado a las ideas y la publicidad determina los valores y desvalores que mueven a grandes sectores ciudadanos”.

Sean Penn
Sean Penn

Además, cuestionó la supuesta “comodidad” de Penn, que vive y trabaja en Hollywood y no en una zona dominada por el narco.

“Qué cómodo es para estos personajes (…), desde la seguridad jurídica —nadie irá allá a despojarlos de sus casas, negocios, inversiones, ni a tomarles cuenta por lo que dicen y escriben—, el confort y la libertad de que gozan, jugar a ser “progresistas”, aceptando invitaciones de sátrapas ineptos, que los tratan como reyes y los adulan, halagan y regalan, y a defender regímenes opresores y brutales, que hacen vivir en el miedo, la escasez y la mentira a millones de ciudadanos a los que han quitado la palabra y los más elementales derechos”, dijo.