El grupo terrorista Estado Islámico perdió este domingo el control de las últimas zonas que dominaba situadas junto a la frontera de Turquía, después de un ataque de soldados rebeldes apoyados por aviones y por el Ejército turco, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Las poblaciones que perdieron se encuentran entre Yarábulas y Al Rai, en el norte de Alepo, perdiendo la conexión entre ambas áreas. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que los rebeldes tomaron el control de la zona.

El diario Hürriyet informó de que Turquía envió unos 20 tanques, cinco de ellos blindados, maquinaria y camiones para luchar contra el Estado Islámico, como parte de su ofensiva contra el ISIS y las milicias kurdas.