A un día de las elecciones de EEUU, el FBI dijo que no halló ninguna evidencia de criminalidad en un nuevo lote de correos electrónicos de Hillary Clinton.

El director del FBI, James Comey, dijo al Congreso que la revisión de su agencia no había encontrado nada que alterara su conclusión original.

En julio, dijo que Clinton había sido descuidada, pero no había algún caso criminal en el manejo de material sensible en su servidor de correo electrónico privado, mientras que era la secretaria de Estado.

Sin embargo, la semana pasada, en plena campaña electoral se volvió a abrir el caso tras el descubrimiento de nuevos correos electrónicos “pertinentes”.

Según los informes, se encontraron en la computadora portátil de Anthony Weiner, el exmarido  de una de las asesoras más cercanas de la candidata demócrata.

La carta original de Comey, enviada a finales del mes pasado a los legisladores, reveló que la investigación sobre los correos electrónicos de Clinton había revivido, sacudió la campaña en la carrera. A la Casa Blanca y revitalizó la campaña del nominado republicano Donald Trump.

El analista de la BBC Anthony Zurcher, ha dicho que Clinton ahora tratará de centrarse en su mensaje de cierre de la campaña. Donald Trump casi seguramente seguirá acusando a su oponente de la corrupción y, tal vez, de nuevo alegar que el FBI la está cubriendo a ella.

Las elecciones de Estados Unidos se realizarán este martes 7 de noviembre en medio de una campaña atípica donde los dos candidatos están muy parejos en las encuestas.