El Ejecutivo del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha trasladado a Emiratos Árabes Unidos a 15 detenidos de la cárcel militar de Guantánamo. Se trata del mayor traspaso de la Administración estadounidense hasta el momento, lo que va en la línea de Barack Obama de intentar transferir a todos los reclusos autorizados para abandonar Guantánamo, antes de que en enero termine su mandato.

Obama quiere cerrar definitivamente la prisión de Guantánamo, pero parece difícil por las reticencias que muestra el Congreso para permitir el traslado a Estados Unidos de aquellos presos que son considerados demasiado peligrosos para estar en libertad. Con este envío de tres afganos y 12 yemeníes a Emiratos Árabes Unidos, el número de reos en Guantánamo se reduce a 61.

La prisión se abrió en 2002, durante la presidencia del republicano George W. Bush, para albergar a sospechosos de terrorismo. Unos 20 presos actuales, y han sido autorizados a salir de la prisión, pero están a la espera de que un tercer país los acoja.

El principal escollo para el cierre de la cárcel son los 40 reos, que están considerados como peligrosos, para los que Obama ha propuesto que sean trasladados a prisiones en Estados Unidos. Desde que llegó al poder Obama, Guantánamo ha pasado de tener 242 presos a 61. El presidente de Estados Unidos quiere cerrar el edificio por motivos económicos y de derechos humanos.