El Gobierno investigará el caso de la sangre contaminada que afectó a 4.000 personas

0
94
La primera ministra británica, Theresa May. Imagen de archivo.
La primera ministra británica, Theresa May. Imagen de archivo.

El Gobierno de Theresa May ordenó una investigación completa sobre cómo las transfusiones de sangre contaminaron a miles de personas con hepatitis C y VIH, en los años 80 tras años de presión de los parlamentarios y Organizaciones no Gubernamentales.

El movimiento ocurrió antes de que Theresa May enfrentara una derrota por un voto de los Comunes sobre una moción de emergencia sobre la necesidad de una investigación sobre las fallas y las 2.400 muertes que se cree que ocurrieron.

Los sobrevivientes dieron la bienvenida al anuncio, pero dijeron que las décadas de espera para las respuestas fueron demasiado largas. La contaminación se produjo en los años setenta y ochenta, y el Gobierno empezó a pagar a los afectados hace más de 25 años.

La parlamentaria laborista Diana Johnson, una veterana militante de los afectados por la contaminación, abrió un debate de emergencia que se celebró en la Cámara de los Comunes este martes.

Sin una mayoría sustancial, la primera ministra pudo haber perdido en el tema y anunció la investigación–cuya forma está todavía por decidir . En una declaración posterior, May dijo que la infección de miles de personas, principalmente hemofílicos, fue “una tragedia espantosa”.