Según informó The New York Times, la reunión que tuvo primogénito de Donald Trump con una abogada rusa que le prometió información que perjudicaría a Hillary Clinton vino del mismo Gobierno ruso.

Al parecer el hijo mayor de Trump habría sido informado mediante un correo electrónico de que el Ejecutivo ruso le iba dar información para apoyar a Trump en su carrera presidencial.

Esta supuesta información es lo que están investigando el fiscal especial Robert Mueller y el FBI. La base de este informe viene de las tres principales agencias de inteligencia, es decir, la CIA, el FBI y la NSA, que dice que el presidente ruso ordenó a su servicio secreto una operación para intervenir en las elecciones estadounidenses, perjudicando la imagen de Clinton y favoreciendo la de Trump.

Este ataque se habría hecho a través del acceso a los ordenadores del Partido Demócrata y al correo electrónico de la candidata demócrata,  Hillary Clinton. Tras esta operación, la información fue filtrada a Wikileaks.