Carreteras y edificios han sufrido graves daños este jueves debido al desplazamiento del ojo del huracán Nicole, una tormenta de categoría 3, hacia las Bermudas con vientos de hasta 195km/h.

Hamilton, la capital del territorio británico, está haciendo frente a inundaciones, cortes de energía, la destrucción de caminos y daños materiales en numerosas casas, han informado medios locales.

El ojo del huracán está a unos 145 kilómetros al noreste de las Bermudas, pero según el NHC se espera que el archipiélago continúe siendo azotado por fuertes vientos durante el resto del día.

El ministro de Seguridad Nacional, Jeffrey Baron, ha confirmado que el puente que une la capital de las islas con el aeropuerto internacional de L.F. Wadem una de las estructuras más importantes del archipiélago, no ha sufrido ningún daño. Por ello ha dicho “las Bermudas parecen haber salido de la tormenta en condiciones relativamente buenas”.

Bermudas, un territorio británico de ultramar afectado con frecuencia por tormentas tropicales y huracanes, había tomado las medidas necesarias para hacer frente a Nicole.

No obstante, Belco, compañía de electricidad, ha dicho que de los 70.000 residentes, 26.000 se encuentran sin electricidad.