Las relaciones entre Irán y Reino Unido se está volviendo cada vez más tensas. El exjefe del Estado Mayor Naval, Alan West, ha criticado a los políticos británicos por estar más pendientes de las batallas internas como consecuencia del Brexit, que de lo que pasaba en el golfo Pérsico.

El pasado 4 de julio la Marina Real británica interceptó al petrolero Grace1 en aguas cercanas a Gibraltar y detuvo a su tripulación. El jefe del Estado Mayor iraní, el general Mohamed Bagheri, declaró según la agencia Reuters que “la captura del petrolero se ha basado en excusas prefabricadas, y tendrá su contestación en el momento adecuado”.

Varias han sido las críticas lanzadas sobre el Gobierno británica por la captura del buque Stena Impero, por parte de las fuerzas iraníes, ya que era una situación previsible. Alan West declaró: “Toda esta crisis se ha desarrollado ante la mirada de nuestra clase política, concentrada en la elección de un nuevo líder de los conservadores y de un nuevo primer ministro. Pero sea quien sea el que ocupe Downing Street hará frente a una crisis internacional desde el primer momento. Y no podrá ser ignorado por culpa del Brexit”.