El festival de Glastonbury ha tenido un inicio lamentable.

Miles de personas quedaron atrapadas en el tráfico y embotellamientos de más de 12 horas.

Además, las lluvias ha dificultado la incursión de los visitantes que tienen que atravesar campos de lodo para acercarse a la zona de camping.

Se esperaban que alrededor de 180.000 juerguistas asistieran a uno de los festivales más destacados del calendario musical.

La policía de Avon y Somerset ha instado a los asistentes al festival a quedarse en casa y a retrasar el viaje de ser posible.