El supuesto cerebro de la trama Púnica, David Marjaliza, implicó a alcaldes y altos cargos del Partido Popular de la Comunidad de Madrid, en su declaración, ante el juez Eloy Velasco. En su testimonio, Marjaliza describe una trama de corrupción generalizada en el PP madrileño.
Según informa el diario El País Marjaliza explicó que Francisco Granados, ex secretario general del PP, y los miembros del partido que le sucedieron en el Ayuntamiento de Valdemoro, obtenían entre 3.000 y 6.000 euros de comisión por cada vivienda construida. Esta operación se habría creado a través de una red organizada con el constructor Ramiro Cid Sicluna, quien supuestamente tenía pactadas comisiones del 20% con Granados. Francisco Granados, permanece en la cárcel desde octubre de 2014.
En sus declaraciones, Marjaliza también apunta al número tres del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Jaime González Taboada, a alcaldes y concejales de numerosos municipios y a diputados de la Asamblea de Madrid, la mayoría del PP. Asimismo Marjaliza implicó al ex secretario regional de la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez.