El  cuerpo del chef Benoit Violier, 44, fue hallado por la policía el pasado domingo en su casa de Suiza junto a un rifle.

El chef dirigía el restaurante de tres Estrellas Michelin Hotel de Ville en Suiza que había sido nombrado  hace unos meses como el mejor del mundo entre 1000 restaurantes de 48 países de acuerdo con  “la Liste” de Francia.

La policía ha abierto una investigación pero los primeros indicios apuntan a un suicidio. Por su parte, la familia del chef ha pedido privacidad.

Hoy, lunes se presentaba en la ciudad de París la nueva Guía Michelin, pero la ceremonia, que ha comenzado con un minuto de silencio, se ha visto ensombrecida por dicha noticia que  ha provocado una ola de tristeza entre sus contemporáneos que han ensalzado todos sus talentos.

Su muerte, supone el fin de una carrera que con el paso de los años se había ido consolidando hasta ser nombrado Chef del Año en 2013 por la influyente Guía Gault & Millau, la segunda más importante después de la Guía Michelin.