Con casi un año de retraso sobre la fecha inicialmente prevista, Londres se une esta noche a ciudades como Nueva York, Berlín, Sídney y Barcelona estrenando el servicio nocturno de metro los viernes y sábados. A partir de hoy, dos líneas especialmente concurridas de la red, a las que se sumarán otras tres en otoño, van a funcionar de forma ininterrumpida a lo largo del fin de semana.

La entrada en funcionamiento de este servicio en las líneas Victoria y Central  no solo responde a la demanda de la gente que está de fiesta o de turismo sino también a las necesidades de muchos trabajadores que concluyen sus jornadas laborales pasada la media noche y se ven obligados a regresar a sus casas con el precario servicio de autobuses nocturnos, de escasa frecuencia y con rutas muy limitadas.

Los usuarios están ansiosos por la puesta en marcha del servicio nocturno y muchos han revelado que esto les permitirá  ir a trabajar sin pensar en cómo regresar a casa porque para muchos este camino de regreso es una pesadilla. Además, de esta forma se evitará que mucha gente conduzca con niveles de alcohol elevados.

London Underground, apunta a que unas 100.000 personas utilizarán sus trenes a partir de esa última hora y, por muy tarde que sea, pagarán el mismo precio que por el servicio diurno. El billete válido para todo el día cubrirá todos los trayectos realizados hasta las 4.30 de la madrugada de la jornada siguiente; a partir de esa hora, habrá que comprar uno nuevo.

El alcalde de Londres ha asegurado que la apertura de este servicio ha sido planeada meticulosamente, teniendo en cuenta todos los detalles para que los usuarios se sientan igual de seguros que durante el día. Y se ha empezado únicamente con dos líneas para evitar que se produzca un big ban de errores ha añadido Sadiq Khan .

Se estima que alrededor de 200.000 personas usarán el metro nocturno cada fin de semana una vez se abran las cinco líneas previstas.