El ministro de inmigración de Reino Unido, Robert Goodwill, confirmó que a finales de este mes comenzarán los trabajos para construir un muro con el fin de detener la llegada de refugiados a Calais. La pared será construida en la carretera principal de doble calzada del puerto y costará 1,9 millones de libras.

El objetivo del muro es evitar que los inmigrantes salten a los camiones que van a cruzar el canal. La iniciativa forma parte de un paquete de medidas de 17 millones de libras entre Reino Unido y Francia, para reforzar la seguridad en el puerto.

Goodwill afirmó que pese a la valla existente, la gente continúa atravesando las medidas de seguridad, razón por la que se ha decidido construir el muro. El campamento en Calais ya ha sido reforzado por  medidas de seguridad, pero la gente todavía intenta abordar los camiones con destino a Gran Bretaña.

El muro estará compuesto de cemento liso en un intento de hacer más difícil la escalada, con plantas y flores en un lado para reducir su impacto visual en el área local. El plan ya ha sido objeto de críticas de los residentes locales que han comenzado a llamarlo “la gran muralla de Calais”.