Las tasas de pobreza e indigencia en América Latina se incrementaron el año pasado, alcanzando 175 millones de personas, reveló un informe por la Comisión Económica para la región (CEPAL).

La CEPAL pidió proteger los avances logrados en años recientes e impedir retrocesos sociales con motivo del menor crecimiento económico.

Al presentar el documento en Santiago de Chile, la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, destacó, no obstante, que de 2011 a 2014 las tasas de pobreza e indigencia se habían mantenido estables, además de que entre 2010 y 2014 disminuyó la desigualdad.

“Hay países que han logrado avanzar aún en esta etapa, otros que no tanto, pero lo que sí nos avisa, nos cautela, nos alerta de que hay que ponerle atención y diseñar políticas para el aumento en el 2015. Eso sí que nos preocupa, y por ello nosotros hacemos tanto énfasis en que resguardar el gasto social, sobre todo en los programas de alivio a la pobreza, es fundamental”, subrayó.