El papa Francisco arribó a Polonia para participar en la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia, ciudad que lo recibe con fuertes medidas de seguridad, especialmente tras el ataque a la iglesia en Francia. Durante el vuelo que lo trajo desde Roma hizo una declaración alarmante: “El mundo está en guerra”.

“No tenemos miedo de decir esta verdad: el mundo está en guerra, porque ha perdido la paz”, aseguró.

“hablo de guerra en serio; no de guerra de religión. Porque hay guerra por intereses, hay por dinero, hay guerra por los recursos de la naturaleza, hay guerra por el dominio de los pueblos: eso es la guerra”.

Inmediatamente aclaró: “alguien puede pensar que estoy hablando de guerra de religiones, no, todas las religiones queremos la paz. La guerra la quieren otros”, completó.

El pontífice también visitara lo que fue el campo de concentración de Auschwitz, emblema del horror del Holocausto.

El papa visitará a las autoridades nacionales y disertará ante representantes de la sociedad civil. Luego se encontrará con los obispos polacos.