El Parlamento de Reino Unido ha contratado a un experto en seguridad y defensa para enseñar a las diputadas a luchar contra las amenazas “extremas” a las que tienen que hacer frente al desempeñar su trabajo, como el abuso y la intimidación.

Esta decisión ha sido tomada, dos años después de que la legisladora Jo Cox, fuera asesinada en Bistal, cerca de Leeds, por un hombre que iba armado. Esta medida quiere paliar los “terribles niveles de violencia y abuso” que sufren las mujeres que trabajan en la esfera pública, especialmente de forma online, según han explicado varias ONG.

La Cámara Baja del Parlamento británico dijo en un comunicado que “desgraciadamente, un gran número de diputadas son objeto de amenazas gráficas y extremas de forma regular. También se enfrentan al abuso y la intimidación”.

Más de la mitad de los casos registrados el año pasado en los alrededores de Westminster afectan a políticas, pese a que sólo uno de cada tres diputados son mujeres.