El Partido Conservador ha rechazado en el Parlamento una enmienda a la Ley de Inmigración que proponía admitir en el Reino Unido 3.000 niños refugiados. La propuesta, impulsada desde la Cámara de los Lores por Alf Dubs y respaldada por organizaciones como Save the Children, fue derrotada por apenas 18 votos en la Cámara de los Comunes (294 a 276) y provocó la reacción airada de los laboristas.

Cooper recalcó que al menos 95.000 niños no acompañados pidieron asilo el año pasado en Europa y que 10.000 están “desaparecidos” y pueden haber caído en manos de las redes de tráfico humano.

Apenas media docena de niños refugiados procedentes de Siria ha logrado dar el salto gracias a las acciones legales de organizaciones como Citizens UK. Uno de ellos, que prefirió no revelar su identidad, acudió al Parlamento junto a Yvette Cooper y Lord Dubs para relatar su experiencia a través de un intérprete.

Lord Dubs, que llegó a las islas británicas procedente de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial gracias al programa Kindertransport, trazó un dramático paralelismo entre la apertura de entonces y el cerrojazo de ahora: “Entre 1938-39, el Reino Unido acogió a 10.000 niños refugiados de Alemania, Austria y Hungría. Nosotros lideramos en aquel momento y podíamos dar también un paso al frente ahora. Al fin y al cabo 3.000 es un número pequeño y podrían ser bienvenidos”.