En España, el Partido Popular, con el jefe del gobierno español Mariano Rajoy al frente, fue el más votado con casi 137 diputados, en las elecciones legislativas de este domingo, sin embargo, vuelve a depender de un pacto con sus rivales para poder hacer gobierno, como sucedió hace 6 meses.

En segundo lugar, quedó el Partido Socialista con 85 escaños, seguido de la formación de izquierdas Unidos Podemos con 71 y el partido de centro Ciudadanos con 32. Esquerra Republicana de Cataluña obtuvo 9 diputados, seguidos por Convergencia Democrática de Cataluña que tuvo 8 diputados, Partido Nacionalista Vasco concluyó la noche electoral con 5 escaños, los nacionalistas vascos Bildu con dos y finalmente Coalición Canaria consiguió un diputado.

Los españoles -convocados a las urnas por segunda vez desde entonces- estaban llamados a desbloquear el juego político, pero no ha ocurrido así. Los cuatro primeros partidos han perdido escaños respecto a las elecciones de diciembre, excepto el PP, que obtuvo 14 diputados más.

El PP consiguió 137 escaños en una cámara de 350 diputados, es decir estaría lejos de la mayoría absoluta necesaria para gobernar en solitario, por lo que los pactos serán imprescindibles para intentar volver a formar Gobierno.