El presidente de Haití, Michel Martelly, se despidió del poder al concluir este domingo su mandato en medio de una gran crisis política.

El exmandatario llamó a la unidad del país con el fin de superar las dificultades tras un conflicto político-electoral que ha impedido elegir a un nuevo jefe de Estado.

“Es un día difícil, pero tenemos que unirnos para enfrentar las dificultades. Somos un pueblo valiente, un pueblo que tiene honor y una historia importante para el mundo”, dijo en su última comparecencia ante el Congreso.

Ahora el Parlamento bicameral Nacional deberá nombrar un Gobierno provisional mientras se resuelve la crisis que ha impedido que se llamen a nuevas elecciones.