Según informó una corresponsal de la familia real británica, el príncipe Carlos, actual heredero al trono británico, temió por su vida durante la celebración del funeral de la princesa Diana de Gales, que murió el 31 de agosto de 1997 en un accidente de tráfico en París.

Ingrid Seward comentó en el festival literario de Henley que el príncipe Carlos estaba extremadamente nervioso porque “era visto como el enemigo número uno”, tras la muerte de su exmujer.

El funeral de Lady Di tuvo lugar el 6 de septiembre de 1997 en la abadía de Westminster, tras la llegada del cortejo fúnebre que estuvo acompañado a pie por las calles de Londres por el príncipe Carlos y sus dos hijos. El hijo de la reina temió por su vida durante este trayecto.