El final de los conflictos armados en Colombia con las FARC, se está viendo empañado por la duda ante la intención de voto de la población en el referendo para ratificar el proceso de paz. Después de un largo proceso, el Gobierno y las FARC, ya están trabajando sobre el terreno para delimitar las áreas en las que se encuentra la guerrilla y en La Habana se están debatiendo los últimos puntos de la negociación para acabar con este conflicto que lleva latente más de 50 años, pero los posibles resultados del plebiscito para ratificarlo han sembrado dudas.

Durante la última semana se han dado a conocer cuatro encuestas sobre la intención de voto de los colombianos, en dos de ellos el sí al proceso de paz salía ganando, uno de ellos fue el encargado por el Gobierno, pero en los otros dos, el no fue la respuesta mayoritaria, provocando un revuelo en la política colombiana.

El referendo se convocará después de que se anuncie la fecha final, pero estos resultados ponen en duda el proceso que se ha llevado a cabo. Esta iniciativa ha sido la gran apuesta del presidente Juan Manuel Santos, y él ha sido el único presidente capaz de llevar estas negociaciones a buen puerto. Sin embargo, el mandatario tiene un bajo nivel de popularidad entre sus ciudadanos.

El gran desafío del Gobierno respecto a este referendo será movilizar al electorado, ya que en Colombia la abstención suele superar el 50%.