Hoy se cumple el 120º aniversario de la primera celebración de los Juegos Olímpicos modernos, que tuvieron lugar en Atenas, Grecia, del 6 al 15 de abril de 1896.

Los Juegos Olímpicos tienen su origen en la Antigua Grecia, donde se celebraban, cada cuatro años, desde el 776 aC. Unos mil años más tarde, fueron prohibidos por Teodosio I, un emperador romano que abolió todos los eventos paganos.

Estadio Panatenaico, primer día de los Juegos Olímpicos de 1896
Estadio Panatenaico, primer día de los Juegos Olímpicos de 1896

Mil quinientos años más tarde, Wenlock, un pueblo situado 130 millas al norte de Londres, puso en marcha una competición anual consistente en una serie de pruebas deportivas que en palabras de William Penny Brookes, el médico local, tenían el objeto de incentivar la mejora moral, física e intelectual de los habitantes de Wenlock. Este evento, cuya puesta en marcha tuvo lugar en 1850, sigue celebrándose a día de hoy.

Cuando el historiador francés Baron Pierre de Frédy, Baron de Coubertin, visitó Wenlock en 1890, quedó impresionado por los juegos en los que los vecinos de esta población se implicaban. Inspirado, fundó el Comité Olímpico Internacional y se propuso recuperar la antigua tradición griega que, finalmente, volvería a la vida en 1859.

Por su labor, tanto De Coubertin como el Dr. Brookes, están considerados los padres de los Juegos Olímpicos modernos.  

Mo Farrah y Wenlock, mascota de las Olimpiadas de Londres
Mo Farrah y Wenlock, mascota de las Olimpiadas de Londres

Los primeros Juegos Olímpicos en los que participaron atletas de los cinco continentes fueron los de 1912, en Estocolmo. De Coubertin incluyó en una carta dirigida a un colega un diseño de los cinco anillos entrelazados a modo de membrete, dibujado a mano. Este símbolo se convertiría, en 1915, en el oficial de las Olimpiadas.

Plaza de las banderas, Río
Plaza de las banderas, Río

En otro orden de cosas, se ha anunciado que este año, en los Juegos Olímpicos de Río, participará un equipo de unos diez refugiados.