La decisión del rey “emérito” de España, Juan Carlos I, de abandonar la actividad institucional se hace efectivo oficialmente este domingo, cuando se cumplen cinco años del anuncio de su abdicación.

Aunque el 2 de junio fue la fecha inicial del cese de su actividad. Su último acto institucional fue el 17 de mayo en la entrega del Premio Órdenes Españolas 2019 al historiador Miguel Ángel Ladero en el Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial. Su “retirada de la vida pública”  se traduce dejar la actividad institucional, pero sí que mantendrá su vida privada y participará en los actos públicos que considere.

Actualmente el rey recibe según la Constitución Española una cantidad de los presupuestos generales del Estado para el sostenimiento de su familia y su casa. En los últimos años, puesto que los Presupuestos han sido prorrogados, esta cantidad ha llegado a los 194.232 euros.