La fiscalía federal alemana ha anunciado que hay un nuevo detenido por el ataque contra los futbolistas del Borussia Dortmund once días después de que sucediera. El arrestado es un hombre ruso-alemán de 28 años, que quería lucrarse a costa del daño que sufrieran los jugadores del equipo alemán.

Si esta información se confirma, los investigadores descartarían la hipótesis de un ataque terrorista, como se barajó en el primer instante. El sospechoso se alojó en el hotel el mismo día que los futbolistas y ocupó una habitación en el piso de arriba.

En el ataque con explosivos resultaron heridos un policía con lesiones en el oído y el jugador español, Marc Bartra, que tuvo que ser operado del brazo. En el comunicado de la fiscalía se detalla cómo el detenido compró 15.000 derechos de venta de acciones del Borussia Dortmund y planeaba especular con ellas para lucrarse del desplome de las acciones del club alemán tras el ataque.