El hombre acusado de asesinar a la parlamentaria del partido laborista Jo Cox estaba armado con balas huecas diseñadas para causar el máximo daño.

Está acusado de haber disparado a Cox tres veces momentos antes de ser arrestado usando un calibre 22 de fabricación alemana.

Andre Horne, un forense experto en armas de fuego le dijo a la corte que ese tipo de balas eran utilizadas por cazadores, y eran consideradas para matar animales de una manera particular. Estos proyectiles expanden el impacto y causan heridas más grandes. “Son empleados para matar alimañas, ardillas o conejos. El propósito de las balas es maximizar la energía que es transferida a un animal o persona”

Los jueces le mostraron el rifle Weihrauch utilizó el acusado y también un cuchillo que según el experto es una réplica de la daga del comando británico.

Días antes del homicidio, se presume que Mair de 53 un jardinero desempleado de Birstall, hizo uso de las computadoras de la biblioteca local para ver material acerca de los nazis, el Ku Klux Klan como también material relacionado a las municiones calibre 22 para averiguar si eran capaces de matar a un individuo.

El juicio continua