Desde este jueves un submarino británico de propulsión está en el puerto de Gibraltar, después de haber chocado con un buque mercante en las cercanías del Peñón.

Según informó la Royal Navy, la nave solo sufrió daños externos, también aclaró que ninguno de los miembros de la tripulación resultó herido y que el reactor nuclear del submarino se encuentra en buen estado.

El incidente se produjo este miércoles a las 11:30 GMT. El submarino es de tipo Astute y estaba en la zona haciendo ejercicios de entrenamiento. La embarcación, que forma parte de la Royal Navy desde 2013, fue llevada a Gibraltar para ser revisada.

Este submarino está valorado en 1.199 millones de euros, pesa 7.400 toneladas y tiene misiles crucero Tomahawk.