La madre Teresa de Calcuta, venerada por su trabajo con los pobres de la India, ha sido proclamada santa por el Papa Francisco en una ceremonia en el Vaticano.

Francisco dijo que Santa Teresa había defendido los enfermos y abandonados, y había avergonzado por los “crímenes de la pobreza ellos mismos crearon” a varios de los líderes mundiales de la época.

Decenas de miles de peregrinos asistieron a la canonización en la Plaza de San Pedro.

La BBC dijo que a la Madre Teresa se le atribuyen dos curaciones de personas enfermas después de su muerte en 1997. En la India, una misa especial fue celebrada en las Misioneras de la Caridad, la orden que fundó en Calcuta.

En días pasados el Papa llamó a seguir el ejemplo de la Madre Teresa para aliviar el sufrimiento del mundo, en el discurso que pronunció ante los llamados operarios y voluntarios de la misericordia en la Plaza de San Pedro.

“En honor de la Santísima Trinidad, por la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los santos apóstoles Pedro y Pablo, después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos santa a Teresa de Calcuta”, dijo el Papa en el acto de santificación.

El Pontífice utilizó como es habitual la formula en latín para proclamar la santidad de Teresa y pedir que fuese inscrita en los libros de los santos de la Iglesia.

El Vaticano anunció en marzo pasado que, en la víspera del 19º aniversario luctuoso de la religiosa, se llevaría a cabo la santificación.