Este lunes la Organización Mundial de Meteorología (OMM) advirtió de que en 2015 se batió un nuevo récord con la cantidad de gases de efecto invernadero presente en la atmósfera, el principal factor que incrementa el cambio climático.

Durante 2015 los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera llegaron a las 400 partes por millón, según muestra el boletín de la OMM y que en los primeros meses de 2016 continuó esta tendencia, como consecuencia del fenómeno del Niño.

Los niveles de CO2 llegaban a las 400 ppm en algunas partes del mundo, pero nunca lo había hecho a escala global. Las concentraciones de dióxido de carbono continuarán a este nivel durante 2016 y no bajarán durante “muchas generaciones”, informaron.