La Audiencia Provincial de Baleares acordó a través de un auto de 85 páginas que la infanta Cristina siguiera en el banquillo de los acusados como posible cooperadora de dos delitos fiscales vinculados al caso Nóos.

El Tribunal rechazó la doctrina que establece que no se puede llevar a juicio a una persona por un delito fiscal, solo con acusación popular.  Por esta razón, la infanta Cristina volverá a ser juzgada a partir del 9 de febrero. El auto no admite recurso para la infanta. Mientras tanto, la Casa Real expresó que respetaba la independencia del poder judicial.

Esta decisión de la Audiencia Provincial fue tomada, tras la petición de la Fiscalía y la Abogacía del Estado para que se archivara la causa penal contra Cristina de Borbón. El caso Nóos investiga una supuesta trama de corrupción llevada a cabo por los dirigentes del Instituto Nóos, Diego Torres e Iñaki Urdangarín, marido de la infanta Cristina.