La Universidad de Texas permitirá que se lleven armas ocultas a sus aulas, pero en general serán prohibidas en los dormitorios bajo una regla aprobada por el presidente del establecimiento educativo, quien se vio obligado a hacerlo por la nueva ley estatal.

Bajo la ley estatal de armas ocultas previa, las universidades de Texas habían sido zonas libres de ellas, pero la legislatura dominada por republicanos aprobó el año pasado obligar a las universidades públicas a que les permitieran a los poseedores de licencias que pudieran llevar sus armas al campus a partir del 1 de agosto.

Sostienen que es una medida vital de defensa personal.

“No creo que un campus universitario sea un lugar para tener armas, por lo que esta decisión ha sido el mayor desafío de mi presidencia hasta la fecha”, comentó Fenves al anunciar su decisión de apegarse a las reglas.