Los 12 niños tailandeses que desaparecieron hace nueve días junto a su entrenador, en la cueva inundada de Tham Huang Nang Non, al norte de Tailandia, fueron encontrados vivos este lunes.

Así lo confirmaron el gobernador de la provincia de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn, y los equipos de rescate. A partir de ahora los esfuerzos se centrarán en el rescate del grupo, después de que el país asiático haya estado en vilo por la búsqueda.

Los niños quedaron atrapados en una cueva de difícil acceso taponada por barro y en completa oscuridad debido a las fuertes lluvias. Los equipos de rescate están concretado el plan para sacar a los niños de la cueva, además de llevarle asistencia médica, equipamientos y geles energéticos.

Los niños, que tienen entre 11 y 16 años, juegan en un equipo de fútbol y tras el entrenamiento fueron a ver la cueva, una famosa atracción turística de la zona.