Un grupo de investigadores ha desenterrado 13 huesos y dientes, que según han informado, pertenecen a una nueva especie humana descubierta, que han denominado Homo Luzonensis, y que vivió hace 67.000 años en la isla de Luzón. Los restos fueron hallados en la cueva de Callao, que tiene siete cavidades.

Por lo tanto, durante este periodo el número de especies del género Homo pasa de cinco a seis: neardentales, sapiens, erects, denisovanos, hobbits de flores y Luzonensis. Todas estas especies desaparecieron, excepto el homo sapiens, por lo que aún nos preguntamos el por qué de su desaparición.

El Homo Luzón es enigmático, porque entre los restos encontrados, no hay ningún cráneo para tratar de averiguar cómo era su cara, ni tampoco se puede saber su estatura porque el único hueso tallable que se encontró era un fémur y estaba partido. El primer hueso encontrado es una falange de 67.000 años y el  resto de los huesos encontrados tienen al menos 50.000 años.