La enfermera británica, Pauline Cafferkey, ha sido ingresada en el hospital por tercera vez desde que contrajo el virus del ébola el año pasado.

Cafferkey se infectó inicialmente, mientras trabajaba en el centro de tratamiento de Save the Children en Kerry Town, Sierra Leona, en diciembre de 2014 y pasó casi un mes en una unidad de aislamiento en el Royal Free Hospital de Hampstead, al norte de Londres.

La enfermera escocesa fue dada de alta después de recuperarse, pero cayó enferma de nuevo en octubre del año pasado, y tuvo que ser ingresada en el Royal Free por una meningitis causada por el ébola.

La enfermera fue ingreda dos veces en el Royal Free Hospital de Hampstead.

En algún momento la enfermera estuvo en “estado crítico” antes de ser trasladada al hospital de la Universidad de Queen Elizabeth de Glasgow para continuar su recuperación. Posteriormente regresó a su casa. Ahora está siendo tratada de nuevo en el hospital de Glasgow.

Un portavoz del NHS de Glasgow y Clyde dijo que “está bajo el control rutinario de la Unidad de Enfermedades Infecciosas, y que ha sido ingresada en el hospital para investigaciones posteriores”.