El equipo de fútbol ecuatoriano Independiente del Valle donó al Programa de las Naciones para el Desarrollo (PNUD) más de 341 mil dólares del dinero recaudado en las entradas a los dos últimos partidos de la Copa Libertadores.

Los fondos serán usados para asistir a las familias afectadas por el terremoto del 16 de abril pasado en las provincias de Esmeraldas y Manabí de Ecuador.

El equipo también anunció que donará los ingresos de taquilla del partido de la semifinal contra el equipo argentino Boca Juniors y los de una eventual final de la Copa Libertadores.

Un total de 1.500 familias se beneficiarán con los proyectos para las zonas más afectadas que perdieron sus negocios en el terremoto.

En las zonas rurales se hará énfasis en la pesca artesanal y las asociaciones productivas en varios cantones.