El músico sufre una neuropatía periférica que le hace perder la sensibilidad y le produce fuertes dolores. “Es difícil tocar la guitarra así, y tuve que aceptar que no va a mejorar”.

“He tenido mucho dolor a lo largo del último año. Empezó como algo menor, en la espalda, y se transformó en lo que llaman neuropatía periférica”, contó Clapton, quien detalló que siente una especie de “descargas eléctricas” en sus piernas.

Trascendió que su nuevo disco, I Still Do, podría ser el último de su carrera.

De todas maneras, Clapton se muestra esperanzado. Sobre todo, porque ya enfrentó situaciones extremas y logró salir adelante. “No sé cómo sobreviví, sobre todo en los setenta”, afirmó, en alusión a sus pasadas adicciones al alcohol y las drogas.